Los guías del complejo de Gaudio actuaron adecuadamente en la tragedia

0
99
snow and blue sky

Luego de un encuentro mediante Zoom, con la esposa del hombre que falleció en septiembre de 2020, mientras esquiaba en el Complejo «Baguales», y del análisis efectuado sobre los elementos que forman parte del legajo, que incluye un importante trabajo pericial efectuado por referentes de la Asociación Argentina de Guías de Montaña convocados para tal fin, la causa fue reservada “hasta tanto surjan nuevas evidencias que permitan fortalecer la investigación».

En el marco de la reunión llevada a cabo esta semana,se le informó de tal situación a la familia de la víctima. De esta forma, se habilita la vía del reclamo civil. 

En febrero, un apoderado de la mujer arribó a Bariloche para retirar las pertenencias de la víctima que habían sido objeto de pericias, entre otras el teléfono celular.

Durante el transcurso del encuentro virtual se informaron las conclusiones del informe realizado por la Asociación Argentina de Guías de Montaña, que actuaron en el caso como peritos a requerimiento del Ministerio Público Fiscal.

Con amplia experiencia en la temática, los peritos confeccionaron un detallado trabajo que permite entender las circunstancias en la que sucedió el fallecimiento de Carlos Cruppi, aportando también definiciones acerca de la actividad que se desarrolla en dicho centro invernal.

El informe evidenció que en aquel momento “los granos de la capa débil que falló eran muy pequeños y por ende difíciles de observar. Generalmente requieren un tamaño mayor para generar inestabilidades más riesgosas y generalizadas y es por ello que no se observaron avalanchas naturales ni producidas por esquiadores en los alrededores, aún con inclinaciones similares».

Agrega que «las condiciones de inestabilidad y su distribución en el terreno eran aisladas, con lo que hubiera sido muy difícil para un guía de montaña poder encontrar signos y datos que demostraran la presencia de dichas condiciones».

Otro de los puntos menciona que «los guías que participaron de la operación de esquí el día del accidente, están calificados para el trabajo y poseen las certificaciones correspondientes para desarrollar la labor de previsión y prevención de accidentes (incluidas avalanchas), rescates, estabilización y evacuación de víctimas”.

«El nivel de peligro, según la escala pública de avalanchas Sudamericana existente el día 1 de septiembre que determina la «probabilidad» de que se desencadene una avalancha en conjunto con las consecuencias que pueden ocasionar era moderado (2 de 5), lo cual implica avalanchas pequeñas en áreas específicas o avalanchas grandes en áreas aisladas”.

El peritaje concluyó además que “los guías operaron según los estándares de seguridad previsto para el nivel de avalanchas correspondiente a dicha jornada y que contaban con un registro completo de herramientas y recursos para este tipo de situaciones”.

Otras diligencias están relacionadas al peritaje de dispositivos móviles por la OITEL, entrevistas tomadas en sede de fiscalía que se suman a las relevadas en el lugar del hecho y los diversos informes médicos.