Agencia de autos deberá pagar medio millón por no darle los papepeles de un Camaro

0
148

El propietario de un Chevrolet Camaro demandó a la concesionaria que le vendió el costoso vehículo. Sostuvo que casi se lo secuestran en Plaza Huincul por circular con patentes provisorias. Cuando reclamó la documentación para inscribir el rodado, la firma comercial tardó tres meses en entregarle la factura. Ahora tendrán que indemnizarlo.

El fallo del juzgado Civil N°1 de Cipolletti condenó a la concesionaria Sahiora S.A a indemnizar al propietario del vehículo por más de medio millón de pesos. La sentencia es de primera instancia y no está firme porque puede ser apelada. 

La resolución judicial consideró que la concesionaria dilató injustificadamente y con desaprensión la entrega de la factura. Transcurrieron tres meses desde el reclamo, que incluyó varias intimaciones. Esa situación configuró “un incumplimiento contractual y legal suficientemente grave y con las connotaciones requeridas para la aplicación de la multa civil pretendida”, surge del fallo. Por ese rubro la firma comercial fue condenada a pagar 250.000 pesos, pero además se sumaron otros 322.877,66 pesos en concepto de “privación de uso”. La condena total es de 572.877,66 pesos.

La privación de uso contempló el tiempo que el propietario no pudo usar el Camaro por falta de inscripción. Se contabilizaron alrededor de 100 días.

El dueño sostuvo que retiró el coche cero kilómetro con unas patentes provisorias, entregadas por la concesionaria. En ese contexto, y cuando se encontraba en la localidad de Plaza Huincul, le aplicaron una multa por circular sin la documentación exigida por la ley. Los inspectores de tránsito pretendían secuestrar el vehículo, aunque él evitó esa situación. Después no lo volvió a sacar a las calles. En ese periodo intentó resolver el problema de los papeles con urgencia. Hizo gestiones en forma personal, telefónica y mediante reuniones con el presidente de la firma. Es más, llegó a cursar tres intimaciones para hacerse de la factura y del resto de la documentación.

El fallo consideró que hubo un cumplimiento defectuoso o tardío por parte de la concesionaria de su obligación de emitir y entregar la factura de compra.