Conflicto hospitalario rionegrino, la cuña política en medio de la pandemia

0
1277

En la Argentina del 2020, marcada por la pandemia del coronavirus que trastoca el andar natural de un mundo de por si convulsionado, todo se mezcla se confunde y un reclamo legítimo se desvirtúa cuando desde la política se intenta hacer un aprovechamiento poco ético del mismo. El conflicto hospitalario en la provincia de Río Negro es un claro ejemplo de ello.

Los hospitales rionegrinos atienden al día de la fecha más de cuatro mil enfermos de COVID 19, las camas de terapia intensiva son un bien escaso, pero más escaso aún son los encargados de gestionarlas. El personal de salud, en primera línea del combate, recibe la carga viral directa y se han producido brotes del virus en varios nosocomios de la provincia, mientras más de doscientos días de lucha van mermando las fuerzas de los esforzados enfermeros y médicos rionegrinos.

En este contexto, desde los hospitales se ha desarrollado un justo reclamo por una recomposición de haberes, desde el gobierno de Carreras respondieron con un aumento de más del 20 por ciento para la última parte del año (para todos los estatales) y el jueves habrá asambleas para definir la situación.

En este marco se conocieron capturas de wassap y de zoom en donde legisladores del Frente de Todos «fogonean» el conflicto hospitalario intentando que los trabajadores endurezcan la postura frente al ofrecimiento gubernamental. Mientras el gobierno nacional, del mismo signo que los legisladores-instigadores, ofrece un 7 por ciento a los estatales, en Río Negro se intenta descartar un ofrecimiento superior, al menos desde los números. Es una situación análoga a la de la UPCN de Scalesi que acepta en Nación el magro porcentaje y le muestra los dientes al gobierno provincial.

Y nadie discute la validez del reclamo de los hospitalarios y que pueden desarrollar su protestas como lo consideren, lo que se reclama es que en épocas donde casi 500 rionegrinos han perdido la vida por un virus hasta hace diez meses desconocido, los actores con responsabilidad social dejen de estar como en el tango… en el mismo lodo, todos manoseaos…