La CGT preocupada por el avance del COVID 19 en la provincia

0
219

La CGT Zona Atlántica expresó su preocupación por el rápido crecimiento de casos de contagio de COVID19 en la provincia de Río Negro.

Frente a esta problemática la central obrera pidió al Gobierno provincial “un poco de humildad” y que escuche todas las voces, “en particular las del sector del trabajo”.

Complicados

Desde la comisión directiva del movimiento obrero señalaron que “vemos con preocupación el rápido crecimiento de los contagios en diferentes sectores de la provincia de Río Negro”.

Y añadieron que “sabemos que es complicada la situación en San Carlos Bariloche, porque tenemos diarios contactos telefónicos con nuestros compañeros y así lo hacen saber. Lo mismo ocurre en el alto valle de Río Negro donde sólo el viernes último se habían contabilizado más de 160 contagios”.

Esta situación, “no solo genera preocupación en los trabajadores, sino también en sus familias porque un compañero en casa y sin poder trabajar es todo un problema para esa economía familiar”.

En Viedma, “la población en general está muy sensible, sobre todo luego del anuncio del arribo de pacientes del Valle Medio”.

Por lo expuesto, “nuevamente insistimos con nuestro pedido al Gobierno provincial de que escuche a los trabajadores porque somos quienes diariamente estamos en la calle, en la trinchera combatiendo a la pandemia”.

Asimismo, remarcaron que “nuevamente ponemos a disposición nuestros salones para paliar problemas de salud derivados del COVID19, para que se alberguen casos sospechosos o de cuarentena. Pero insistimos que es necesario ser parte del Comité de Crisis. No puede faltar el diálogo, lo sabemos, pero el Gobierno provincial pareciera que no. El Gobierno provincial debería ser más humilde y escuchar todas las voces, en particular la del sector del trabajo”.

Clínica Viedma

Finalmente, expresaron “nuestro total apoyo a los trabajadores de la Clínica Viedma, quienes denuncian maltrato y humillaciones por parte de la patronal. Esto lo sabemos de primera mano, nadie nos contó, nosotros estuvimos ahí para corroborarlo”.