Preventiva por robo y agresión al hombre que golpeó a un policía con un ladrillo

0
176

l Ministerio Público Fiscal formuló cargos a un hombre por los hechos perpetrados durante la madrugada del sábado en inmediaciones del Barrio Zatti de Viedma. En la audiencia respectiva se dispuso, además de la apertura de la investigación penal preparatoria, la prisión preventiva del acusado para garantizar el desarrollo de medidas de prueba.

Según el Ministerio Público Fiscal el imputado, junto a al menos tres personas más y con la participación de un menor de edad, munidos de un arma de fuego, intentaron sustraerle el teléfono celular a una mujer a quien le propinaron golpes en el rostro con el arma para continuar golpeándola cuando cayó al piso. Finalmente huyeron apoderándose de sus zapatillas.

Minutos más tarde, en cercanías de la Calle Estomba del mismo barrio, y en evidente resistencia con el accionar del personal policial que intentaba aprehenderlo, el acusado golpeó a un agente policial con un ladrillo causándole diversas fracturas en la cara.

Los hechos mencionados fueron calificados legalmente como robo agravado por ser cometido en lugar poblado y en banda, con la participación de un menor de edad y la utilización de un arma de fuego que hasta el momento no fue encontrada. Además, por la segunda porción de los hechos, se lo imputó de los delitos de lesiones graves, atentado y resistencia contra la autoridad.

Por este segundo hecho, la audiencia contó con la participación de un abogado querellante en representación del agente de policía.

Como sustento probatorio el Fiscal mencionó que cuenta con el acta de procedimiento policial efectuada por agentes de la Subcomisaría N° 63, la denuncia penal realizada por la mujer quien detalló cómo se produjeron los los hechos, dijo que la golpearon con un arma y, tras caer al piso, continuaron haciéndolo hasta lograr sustraerle un par de zapatillas.

La misma mujer logró ver y contó cómo se produjo el ataque al policía, que fue narrado por un compañero de éste, también testigo presencial del mismo. Se cuenta además con los certificados expedidos por la médica policial que dan cuenta de las lesiones de ambas víctimas. En este sentido, y en relación al tiempo de curación que requieren, las del hombre son consideradas graves ya que le fue fracturado el tabique nasal, una de las órbita oculares y el maxilar superior.

El imputado fue representado legalmente por un abogado privado quien adelantó que su defendido no fue quien perpetró los hechos, no obstante no se opuso a la formulación de cargos. El juez de Garantías interviniente dispuso así la apertura de la investigación penal preparatoria en la que las partes deberán reunir la evidencia que sustente sus respectivas teorías del caso.

Finalmente, la acusación en su conjunto solicitó la prisión preventiva del imputado por ambos riesgos procesales, tanto de entorpecimiento de investigación como de fuga. En este sentido la Fiscalía hizo referencia al temor que ya manifestaron diversos testigos a declarar y, entre otros fundamentos, a la necesidad de evitar que, en libertad, se deshaga del arma utilizada en el hecho que no pudo ser encontrada. Dicha medida cautelar fue otorgada por el juez.