El plenario de ATE declaró insuficiente la última oferta salarial 

0
200

El sindicato exige una propuesta superadora y hará paro de 48 horas con movilización provincial si no existe una nueva convocatoria

El plenario de secretarios generales de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) resolvió hace instantes declarar insuficiente la oferta salarial del Gobierno presentada durante el último encuentro del Concejo de la Función Pública y exigió una nueva instancia paritaria para la semana próxima, donde se mejore la propuesta.

Los dirigentes de las once seccionales de ATE y la conducción provincial advirtieron que, de no haber  convocatoria oficial, se realizará una medida de fuerza de 48 horas con movilización provincial a Viedma. Desde el gremio estiman que la protesta podría efectuarse el 28 y 29 de marzo, aunque dejaron abierta la posibilidad de consensuar la fecha con otras entidades sindicales, en el caso que también resuelvan acciones directas.   

«Hasta ahora las correcciones del gobierno fueron mínimas y los últimos datos del INDEC muestran que enfrentamos una estampida inflacionaria. La suba en los alimentos es insostenible. El Ejecutivo debe hacer mayores esfuerzos y, además, la cláusula de revisión se debe adelantar», expresó Rodrigo Vicente, secretario general de ATE.

«En esta etapa del conflicto priorizamos el diálogo, pero si no se habilita rápidamente otra paritaria, el plenario votó avanzar con un paro de dos días y realizar una movilización provincial», dijo Vicente.

En relación a la última oferta del Ejecutivo, ATE demanda el adelantamiento a mayo, de la revisión propuesta para junio. El sindicato considera que la incontrolable evolución de precios debe monitorearse en plazos más cortos.

También insiste con acortar el número de tramos del incremento del 22%, además de que cada uno de ellos tenga un carácter acumulativo, de manera de proteger el poder de compra del bolsillo de los estatales.

Por último, ATE pide al Gobierno que ratifique su compromiso de no descontar los días de paro, amparándose en la buena fe negocial y el libre ejercicio del derecho de huelga.