Día Mundial de lucha contra el Cáncer

0
87

Todos los años el 4 de febrero se conmemora el “Día Mundial contra el Cáncer”,  ésta es una iniciativa internacional de organismos de salud, que convocan al mundo a concientizar sobre este enorme problema de salud humana.

El lema de este año es “Por unos cuidados más justos” y consiste en concienciar sobre las brechas de inequidad que nos afectan a casi todos los seres humanos.

En 2019 y 2020 se estima que murieron en el mundo 10 millones de personas por año, en Argentina fueron aproximadamente 63.000 personas y en nuestra provincia aproximadamente 1.000 personas.

Los controles médicos frecuentes son fundamentales para detectarlo a tiempo, pues en sus etapas iniciales la mayoría de los tumores, son asintomáticos.

Aunque vivimos unos tiempos de avances sorprendentes en la prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer, la desigualdad en los ingresos, la educación, la localización geográfica y la discriminación basada en la etnia, el género, la orientación sexual, la edad, la discapacidad y el estilo de vida son factores muy importantes que pueden dificultar el acceso a la atención sanitaria.

Cabe destacar que en los hospitales y centros de salud de Río Negro se pueden realizar estos controles en forma segura y gratuita, aún en situación de pandemia por COVID.

Los controles de salud para prevenir el cáncer son:

Mujeres de 25 a 64 años: realizarse el examen de PAP (Papanicolaou)
Mujeres de 50 a 69 años: las mujeres que nunca tuvieron enfermedades en las mamas ni tienen antecedentes familiares ni síntomas deben realizarse una mamografía cada 1 o 2 años. Las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama deberán decidir con su médico cuál es el momento adecuado para comenzar con los controles.
Hombres y mujeres de 50 a 75 años: realizar el test de sangre oculta en materia fecal inmunoquímico y/o colonoscopía, según sus factores de riesgo.

También las identidades de género diversas deben realizarse controles. La detección temprana sirve para diagnosticar la enfermedad en las primeras fases y poder dar un tratamiento más efectivo, al inicio de los síntomas o si es posible, antes de su desarrollo cuando el tumor está localizado en el órgano de origen, sin invasión de otros tejidos vecinos.

Un diagnóstico de cáncer no es sinónimo de dolor y muerte. Más de la mitad de las personas con cáncer se curan y en otro porcentaje importante se convierte en una enfermedad controlada, que permite llevar una buena calidad de vida.

Los síntomas, tratamientos y evolución son diferentes en cada persona. No se puede comparar el proceso por el que pueden estar pasando dos personas que tienen el mismo diagnóstico de cáncer, ya que su evolución está sujeta a múltiples factores.

Las opciones de tratamiento incluyen cirugía, medicamentos oncológicos y/o radioterapia, administrados por separado o en combinación. Los equipos de oncología recomiendan el mejor plan terapéutico posible en función del tipo de tumor, la fase del cáncer, los factores clínicos, las preferencias y el contexto general de cada persona.

Los cuidados paliativos, destinados a mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus familias, durante todas las fases de tratamiento del cáncer, son un elemento esencial y se encuentran disponibles en nuestra provincia en los centros donde se lleva adelante la atención oncológica.

Para prevenir el cáncer, es importante alimentarse en forma saludable, realizar actividad física regular, reducir el consumo de alcohol y evitar el tabaco, tener relaciones sexuales con protección y reducir la exposición a radiaciones ultravioletas, todos estos factores son muy importantes y contribuyen a sostener una buena calidad de vida.