Baja de salarios: Aguiar volvió a custionar a Pereyra

0
212

Notó al petrolero “muy nervioso al advertir el escándalo que significa que el propio sindicato proponga el ajuste y las suspensiones”.

Tras el escándalo con los gremios que aceptaron un ajuste y suspensiones para sus sectores, el secretario adjunto de ATE Nacional, Rodolfo Aguiar, respondió duramente a las críticas del secretario general del Sindicato de Petroleros Privados de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, señalando que “no viviría ni media semana con el sueldo de un estatal».

Luego de que el dirigente del sector de hidrocarburos despotricara con declaraciones directas hacia el secretario adjunto de los estatales, Aguiar manifestó notarlo “muy nervioso” y que “su conducta temeraria se ha transformado en un verdadero escándalo porque nadie imaginó que la propuesta de ajuste y suspensiones en el sector petrolero sería del propio sindicato”. En este marco, el secretario estatal había cuestionado fuertemente la decisión de algunos gremios, incluido el petrolero, de proponer estas condiciones a pesar de que el DNU 329/20 lo prohíba.

«Hay que aclarar que este debate con Pereyra no es entre pares porque él es un empresario. Este supuesto petrolero no viviría ni media semana con el sueldo de un estatal. Alguien que es propietario de numerosas empresas jamás puede pensar como un trabajador. Le estamos pidiendo peras al olmo”, replicó Aguiar reiterando su reclamo: “Los salarios de marzo y abril se deben pagar de manera íntegra según la ley que rige en este momento. Hay que denunciar a quien no lo haga y el Estado debe intervenir decididamente para garantizarlo».

En sus acusaciones, Pereyra apuntó directamente contra el sueldo del dirigente de ATE, a lo que respondió: «Debería tener respeto y no hablar de mi sueldo ya que con ese monto no viviría ni media semana. Se pierde sensibilidad y se aleja de las verdaderas necesidades de los trabajadores cuando uno vive en mansiones, viaja en primera, tiene varias secretarias, limusinas y choferes».

«Este hombre parece que también nos quiere dar cátedra de historia hablando sobre los últimos 200 años de la humanidad. Debe haber sido cerca de aquella época cuando asumió como secretario general. Pero no, está al frente del sindicato hace sólo 37 años. Algún día deberemos poner en debate los privilegios y la impunidad que sigue teniendo el gremialismo en la Argentina. Transformó el sindicato en un complejo de empresas familiares y es por eso que representa más los intereses de las patronales que el de los trabajadores de su sector. Gracias a Pereyra, las petroleras han sido las que mayores ganancias han acumulado y fugado al exterior en la última década, mientras que en el mismo periodo los trabajadores sufrieron una mayor precarización y explotación», sentenció.

La referencia en las declaraciones de Aguiar apuntan, por un lado, a las numerosas empresas que se encontrarían bajo la órbita de Pereyra y su familia, y por el otro a la Aseguradora de Riesgos del Trabajo (ART) que creó para la mutual de su sindicato hace dos años, la cual en dos años pasó de tener 800 afiliados a 7 mil, recaudando cifras millonarias. 

En base al repudio original de Aguiar hacia la decisión del sindicato petrolero, el decreto 329 firmado el 31 de marzo dictamina que quedan prohibidas “las suspensiones por las causales de fuerza mayor o falta o disminución de trabajo por el plazo de 60 días”. Sin embargo, algunos empresarios se basan en el artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo para “acordar” reducciones de salarios y suspensiones de manera individual o colectiva. Por esta razón, el Ministerio de Trabajo es el único autorizado a validar estas decisiones.