Podrán inscribir a su nombre la Ford 62 sin papeles de su padre

0
330

or medio de un trámite judicial, la Justicia Civil de Cipolletti autorizó a dos hermanas y a un hermano a inscribir a su nombre la camioneta marca Ford, modelo F100, tipo Pick-Up, del año 1962 que su padre había adquirido en la década del ’80.

El propietario falleció en 2002 y las dos hijas y el hijo fueron declarados herederos en la sucesión. Sin embargo ocurrió que la camioneta no poseía los papeles que acreditaban la compraventa en el año 1983, ni la cédula verde ni el titulo. Los herederos consignaron que esa documentación se había extraviado con el paso del tiempo.

En el proceso judicial que se denomina “usucapión” los herederos afirmaron que durante 35 años no ha existido jamás un reclamo judicial ni extrajudicial de ninguna naturaleza respecto de la camioneta y que la posesión ha sido de buena fe y a título de propietarios. Por ello pidieron regularizar la situación jurídica del bien mueble registrable.

Amigos, conocidos y vecinos se presentaron a declarar en el expediente que tramitó ante el Juzgado Civil N°1 de Cipolletti y aseguraron que la camioneta había permanecido en el patio de la vivienda de la familia por más de tres décadas de manera ininterrumpida.

En un primer momento se intentó ubicar el domicilio de la persona que figuraba como titular de la camioneta y que se la había vendido al padre de los hermanos.  Luego se publicaron edictos y tampoco nadie se presentó ni invocó derecho alguno sobre el bien, cuyo valor de mercado es mínimo.

Concluido ese proceso de prueba, el titular del Juzgado Civil hizo lugar a la demanda y ordenó la inscripción de la camioneta a nombre de los herederos.  Con el trámite concluido podrán detentar la propiedad del vehículo que le perteneció a su padre. (foto ilustrativa)