Lograr una mayor eficiencia: el desafío de la ganadería rionegrina

0
275

Luego de soportar el efecto de la devastadora sequía, en los últimos ocho años el stock bovino en Río Negro se consolidó en el orden de las 750.000 cabezas, logrando un equilibrio entre la receptividad que permite el pastizal natural y la carga de los campos. Seguir aumentando la cantidad de animales por hectárea significaría un peligro de sobrecarga en los campos, con consecuencias poco favorables. Ante este panorama, el desafío de la ganadería rionegrina pasa por mejorar la eficiencia en la producción, logrando mayor porcentaje de preñez y parición, y generando una mayor cantidad de kilos por animal en base a la mejora genética y la posibilidad de mejorar los procesos de engorde.
La recuperación del stock es consecuencia del esfuerzo de los propios productores y el acompañamiento con las líneas de créditos implementadas desde la Provincia.
En la actualidad hay un proceso de equilibrio entre la receptividad que permite el pastizal natural y la carga de los campos. En función a ello, el crecimiento se proyecta en mejorar la eficiencia de producción en la cría (el porcentaje de destete es del orden del 60%) y el desarrollo de las áreas irrigables, ya sea mejorando la producción en las que actualmente se encuentran en condiciones de riego como incorporando nuevas superficies.
Uno de los principales desafíos pasa por mejorar los índices de parición en los campos de secano, a partir de mejorar prediales y el apotreramiento de campos, con superficies más pequeñas que permitan un mejor manejo del rodeo, así como la incorporación de técnicas como el control de preñez a través del tacto, descarte de vacas improductivas, estacionamiento del servicio de entore, entre otras.
En tanto, la incorporación de genética permitirá incrementar la cantidad de kilos por animal, con rindes de hasta un 15% más de lo que se produce actualmente.

Algunos números de la ganadería bovina rionegrina

Más animales, más forrajes


Se ha logrado un destacable incremento de la producción de forraje en el bajo riego. Hace 8 años Río Negro producía menos de 4.000 hectáreas de maíz, mientras que en la actualidad se producen unas 10.000 hectáreas, con tendencia a sostener el crecimiento. Esto se debió a la demanda ganadera para la suplementación y terminación de los novillos en el ámbito regional.
En lo que respecta a la faena, en la actualidad se industrializan 165.000 cabezas por año, mientras que antes del cese de la vacunación era de 100.000. El peso final de la res obtenida no es dato menor, ya que se ha logrado incrementarlo un 15% respecto a los valores históricos. No sólo se faena más, sino que animales de mayor peso, por lo que la producción de carne creció significativamente. De 20.000 tn de carne procesada al año, en la actualidad se superan las 35.000 tn., lo que implicó un incremento del Producto Bruto anual del orden de $2.000.000.000.
A esto se ha sumado la posibilidad de exportar carne a nuevos mercados, como el japonés y el chino, gracias a la consistente política sanitaria implementada en conjunto por el estado y el sector privado. Acceder a un mercado con las mayores exigencias a nivel mundial es un orgullo para los rionegrinos en particular y para el país en general. Se constituye en una gran oportunidad para el desarrollo ganadero y en un enorme desafío en virtud de los requerimientos de este comprador. Para lograr los animales de 450-500 kg. con la calidad de res que demandan se debe trabajar no sólo en alimentación, sino en genética apropiada a las condiciones ambientales de nuestra región, que permita la terminación con el peso y calidad requerida.
Los productores ganaderos de la provincia han demostrado la capacidad de adaptarse a las condiciones del mercado. En los últimos años han incorporado prácticas de suplementación que no eran habituales históricamente y las cabañas han desarrollado genética de calidad acorde a las posibilidades de la zona. Dos factores que eran una incertidumbre al momento de decidir el cese de la vacunación y el cierre de la barrera sanitaria. Prueba de ello es la cantidad de establecimientos que terminan la producción con animales suplementados a corral (más de 50 engordes y otros 150 productores que terminan su producción en base a suplementación, siendo que hace 8 año sólo lo hacías unos 40) y las 26 cabañas establecidas en Río Negro (antes había menos de 10) que producen más de 1.500 toros de alto nivel genético.

Ovinos en la Región Sur

Se recupera el stock en la Línea Sur.


Para la actividad ovina en la Región Sur, el Gobierno destinó en las diversas acciones más de $400.000.000 para asistir a 3.500 productores con acciones de recuperación del stock (principalmente a partir del programa de compra de borregas, cuando se adquirieron 10.000 animales), financiamiento a la esquila, manejo de fauna silvestre, incorporación de infraestructura predial, captación y distribución de agua, compra de reproductores y comercialización de carne. Con las acciones realizadas desde el Plan Ovino y Caprino Provincial, Ley Ovina y Caprina, PROLANA y PRODERI, se acompañó la recuperación del stock hasta llegar a los niveles actuales de 1.250.000 cabezas, de la producción de lana a más de 4.000.000 de kilogramos al año y del nivel de faena que incrementó en un 50%, volviendo a superar las 50.000 cabezas al año.
En plena crisis del campo provocada principalmente por la sequía, se readecuó el Programa Ganadero Bovino de la Provincia de Río Negro y se lo aprobó por Decreto Nº 335/13. Para su funcionamiento se dispuso de un presupuesto inicial equivalente a 1.000.000 de kilos de novillos (hoy $70.000.000) y se consensuaron con los productores las líneas de financiamiento a implementar. Con ello se fortalecieron los fondos administrados por Río Negro Fiduciaria SA y FUNBAPA, que se sostienen con el recupero de créditos y aportes anuales del gobierno provincial. Hoy los mencionados fondos tiene un capital (entre disponible y créditos a cobrar) de más de $150.000.000.

Créditos otorgados
• Retención y compra de vientres: Se financiaron 353 créditos por más de $86.500.000 que permitieron mantener en los rodeos regionales más de 7.500 vientres.
• Retención de los terneros, su recría, suplementación y terminación. Se financiaron 168 proyectos por un total de $52.000.000, que permitieron engordar unos 10.000 novillos.
• Financiamiento para infraestructura predial. En total se entregaron 191 créditos por un total de $72.500.000.
• Incorporación de genética: para la compra de reproductores en marco de las exposiciones rurales de la Provincia se invirtieron unos $52.500.000, para que 259 productores adquieran 650 reproductores.
• Fomento de la producción de forraje: cuatro etapas de fideicomisos para la compra de equipamiento (tractores, sembradoras, enrolladoras, enfardadoras, mixers, etc.) por un total de U$3.000.000. Esto permitió incorporar más de 70 equipos para producción de forraje en los diversos valles de la provincia de Río Negro.
• Los últimos años se adicionaron las líneas para siembra de pasturas y maíz. Durante el 2018 se financió la siembra de 1.000 hectáreas de forrajes.
• Proyecto de integración para los productores de menor escala, que no tienen acceso directo al crédito, para que puedan realizar la siembra de forrajes. Para esto se implementó un programa, que en una primera etapa involucrará a unos 50 productores, con un presupuesto de $8.000.000. Con ellos se consolidaron los equipos de maquinaria de Valle Medio y Valle Inferior y la compra de insumos para la siembra de unas 400 hectáreas.